Esta web emplea cookies. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Más información
Inicio Blog Los problemas de la eutrofización inducida por el hombre
Sostenibilidad y cambio climático

Los problemas de la eutrofización inducida por el hombre

5 julio, 2017
Presencia de algas en la capa superficial del río Tambre debido a la eutrofización

Presencia de algas en la capa superficial del río Tambre debido a la eutrofización

Uno de los procesos más importantes de contaminación del agua es la eutrofización, tanto por el número de masas de aguas afectadas en la actualidad, como por las numerosas e importantes consecuencias sociales, económicas y ambientales de este tipo de contaminación. Este proceso afecta a los lagos y embalses e incluso, aunque en menor medida por estar el agua en movimiento, a los ríos y al mar. Teniendo en cuenta que los lagos, embalses y ríos, constituyen fuentes de agua dulce vitales para la sustentabilidad de las poblaciones humanas, se puede deducir la importancia de las alteraciones de estas masas de agua.

La eutrofización es un tipo de contaminación química que está provocada por un enriquecimiento excesivo de nutrientes en un ecosistema acuático, principalmente nitrógeno y fósforo aunque también es relevante cualquier otra sustancia que pueda ser limitante para el desarrollo de las diferentes especies como el potasio, el magnesio y diferentes productos orgánicos. El proceso de eutrofización puede producirse de forma natural pero es la antropogénica la que más debe de preocuparnos.

a)      Eutrofización natural: proceso que se va produciendo lentamente de forma natural y suele desarrollarse durante siglos.

b)      Eutrofización antropogénica: proceso rápido y descontrolado inducido por el hombre que tiene lugar en una escala de tiempo que se corresponde con lustros o décadas. Las principales causas de esta eutrofización son:

·         Las aguas residuales domésticas, que llevan detergentes y desechos orgánicos.

·         La descarga de aguas municipales tanto las provenientes del tratamiento en depuradoras, como las que se vierten sin tratamiento.

·         Los vertidos ganaderos y agrícolas, que aportan fertilizantes, pesticidas,  desechos orgánicos y otros residuos ricos en fosfatos y nitratos.

·         Los compuestos de nitrógeno de los coches y de las centrales de energía arrastrados por las precipitaciones.

·         Diversas instalaciones industriales.

Todas estas fuentes tienen como causa común de su existencia el aumento de la demanda de bienes y servicios por la población humana, en rápido crecimiento y cada vez más exigentes en sus necesidades.

En principio, parece lógico pensar que un aporte adicional de nutrientes a los ecosistemas acuáticos podría favorecerlos; pero en cambio, aceleran el proceso hasta convertirlo, muchas veces, en un grave problema de contaminación. Como siempre, estos ecosistemas se desarrollan en un perfecto equilibrio y, el hombre, con sus actividades, interfiere en ellos.

Cuando un ecosistema acuático es pobre en nutrientes (oligotrófico) tiene  las aguas claras, la luz penetra bien, el crecimiento de las algas es pequeño, mantiene a pocos animales y las plantas y animales que se encuentran son los característicos de aguas bien oxigenadas. Por el contrario, al ir cargándose de nutrientes el ecosistema se convierte en eutrófico:

         i.            Las consecuencias son un crecimiento abundante de otros organismos y de algas que forman una alfombra flotante, impidiendo el paso de la luz a las aguas profundas.

       ii.            El crecimiento exagerado de las capas superiores produce la muerte de las capas inferiores; este proceso se repite continuamente con lo que se forma gran cantidad de materia orgánica muerta que va llenando el fondo del lago. El agua en un principio transparente empieza a volverse turbia.

      iii.            Durante el crecimiento y la descomposición de los organismos, se consume una gran cantidad del oxígeno disuelto y las aguas dejan de ser aptas para las especies exigentes que son sustituidas por otras menos exigentes.

     iv.            Si el enriquecimiento de estos nutrientes persiste, se agota el contenido de oxígeno, y mueren la mayoría de los organismos acuáticos. Las bacterias anaerobias pueden continuar la descomposición de los cadáveres, mediante fermentación, pero a la vez producen sustancias como metano, amoniaco, sulfhídrico y otras que causan toxicidad, malos olores y malos sabores.

       v.            El resultado final de este proceso es un ecosistema destruido con aguas turbias y de baja calidad con un fondo que se va llenando de sedimentos donde su profundidad va disminuyendo.

La toxicidad y el contenido de agentes infecciosos hacen imposible la utilización de esta agua para uso humano. No sólo no es potable, sino que impide su uso para el baño y deportes náuticos. El tratamiento de esta agua para su potabilización se hace difícil y poco eficaz, incluso pueden conservar el mal olor y sabor después de dicho tratamiento. Las algas y los elementos en suspensión que contiene el agua pueden taponar los canales de riego, así como las vías de entrada a las plantas hidroeléctricas. Por otro lado el aumento continuo de los sedimentos va ocupando el fondo y puede llegar incluso a la contaminación total del vaso con la consiguiente desaparición de la masa de agua.

Más de la mitad de los lagos de Asia y Europa, el 40% de los lagos de América del Sur y el 28% de los lagos de América del Norte sufren procesos más o menos graves de eutrofización. En el caso concreto de España con más de mil embalses, el problema es muy grave, pues el 70% de los mismos presentan distintos grados, algunos muy altos, de eutrofización. El mar Mediterráneo también presenta algunas zonas costeras con signos de eutrofización.

Lo más eficaz para luchar contra este tipo de contaminación  es disminuir la cantidad de fosfatos y nitratos en los vertidos; usando detergentes con baja proporción de fosfatos, empleando menor cantidad de detergentes, no abonando en exceso campos, usando los desechos agrícolas y ganaderos como fertilizantes, en vez de verterlos, etc.

Etiquetas: contaminacion Contaminación del agua Contaminación química Ecosistemas acuáticos Eutrofización Problemas de contaminación

compártelo

Autor


Patricia Casas Alcalde - EMBERIZA

Consultora ambiental en EMBERIZA. Ingeniera Técnica Forestal especialidad en explotaciones forestales y medioambiente.

0 Comentarios

Deja tu comentario

Código de verificación
He leido y acepto la Política de privacidad*