Energías renovables, más extendidas de lo que parecen

Energía

La idea de un mundo que no dependa de las energías provenientes de los combustibles fósiles parece menos un ideal con el que fantasear y más una necesidad.

La transición a energías más limpias como la solar y la eólica está empezando a ser ya una parte significativa de nuestras vidas. Placas solares en tejados y el aumento del número de parques eólicos son ya cosas que empiezan a ser cotidianas, pero también existen otras localizaciones menos convencionales.

Los parques eólicos marinos presentes en países como Inglaterra, Países Bajos y Alemania, son como suenan: torres eólicas situadas en pilares sobre el mar donde no hay posibilidad de que nada impida el paso del viento.


De la misma forma, parte de la superficie de ciertos lagos y pantanos se ha cubierto de paneles fotovoltaicos, donde el sol incide sin impedimento. Estos paneles se sitúan sobre flotadores que se amarran entre si para evitar dañar las estructuras o alterar la corriente.


El último lugar donde uno no se esperaría encontrar una pequeña granja solar es en un cementerio. En ciertas localidades de España se han instalado placas solares encima de los nichos para dar suministrar energía a la población. Un caso cercano se puede encontrar en el cementerio de Les Corts, en Barcelona.
Otro lugar donde uno no se esperaría encontrar una granja solar es en las cercanías de una explotación petrolífera, pero ciertas empresas, que tienen desde hace mucho un impacto en el sector, han decidido usar esta energía renovable para dar alimentar a su maquinaría de extracción.


Como se puede ver, no existen grandes excusas para la implantación de las energías renovables en cualquier rincón y ámbito posible.

energías renovables

Deja tu comentario

Programa Kit Digtal, cofinanciado por los fondos europeos Next Generation EU, dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia

Financiado por la Unión Europea - NextGenerationEU. Sin embargo, los puntos de vista y las opiniones expresadas son únicamente los del autor o autores y no reflejan necesariamente los de la Unión Europea o la Comisión Europea. Ni la Unión Europea ni la Comisión Europea pueden ser consideradas responsables de las mismas