Esta web emplea cookies. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Más información
Inicio Blog La sostenibilidad de la consultoría ambiental: retos futuros
Sostenibilidad y cambio climático

La sostenibilidad de la consultoría ambiental: retos futuros

5 abril, 2016
Our future is greater than our past

Our future is greater than our past

Desde que la consultoría ambiental comenzara a proliferar como profesión en España a finales del s. XX, el sector se ha visto obligado a modificar continuamente su estrategia y perspectivas de futuro. Las necesidades de adaptación a la situación socioeconómica, legal y mercantil, continúa siendo su principal amenaza, a la vez que fuente de nuevas oportunidades de negocio.

UN POCO DE HISTORIA

En los años 60, fruto de algunos escenarios de contaminación a gran escala y varias crisis ambientales, se implanta en la sociedad postindustrial la semilla de la concienciación ambiental, la preocupación por los impactos en el medio natural y la demanda por productos más respetuosos con nuestro entorno.

En España no es hasta finales de la década de los 90 cuando estos primeros pasos comienzan a cuajar. La proliferación de normativa ambiental, hasta la segunda mitad de la década de los 80 prácticamente inédita, y las nuevas normas de gestión ambiental, se hacen más habituales en el lenguaje empresarial. Las grandes compañías deciden entonces ponerse manos a la obra con sus informes medioambientales (lo que hoy día ha evolucionado a memorias de sostenibilidad o de responsabilidad social corporativa), poniendo el último ingrediente para que el sector dé sus primeros pasos.

A finales del s. XX, aparece asimismo el catalizador que hace de la consultoría ambiental un campo de interés para muchos profesionales: el boom de la obra civil. En España surgen entonces centenares de proyectos de carreteras, líneas de AVE, aeropuertos, energías renovables, líneas eléctricas, urbanizaciones, polígonos industriales y gasoductos, entre otros, así como sus respectivas fases de obra, que hacen aumentar exponencialmente el número de consultorías ambientales, en ocasiones asociadas a estudios de ingeniería y/o topografía.

Durante algo más de una década, el sector sufre su esplendor y motiva la aparición de carreras universitarias de especialización y numerosos cursos, másters, foros, eventos, etc. El número de profesionales crece y surge la diversificación.

Sin embargo, es a partir de la segunda década del s. XXI, arrastrado por la crisis económica global, la caída de la licitación pública, el parón de la obra civil y de las energías renovables, y la pérdida de valor dentro de las empresas de la vigilancia de sus impactos ambientales, lo que provoca una drástica caída del sector y un indeterminado número de profesionales obligados a reciclarse.

SITUACIÓN ACTUAL

La crisis de la consultoría ambiental acontecida en los últimos años, paralela a la experimentada por otros muchos campos, ha motivado la aparición de profundos cambios en el modelo productivo dentro del sector. El estancamiento y la escasa innovación que empezaban a experimentar múltiples profesionales y empresas medioambientales, está dando paso a una nueva forma de hacer las cosas. La consolidación social y empresarial de las preocupaciones por el cambio climático, el marketing verde y, en general, todo aquello asociado al prefijo eco- (y las amenazas que ello conlleva), así como la integración del negocio en las redes sociales, son nuevos vectores de desarrollo que están modificando lo ya existente.

El paradigma actual es de convivencia entre las antiguas consultorías, muchas de ellas luchando por sobrevivir a la vorágine del mundo 2.0 e intentando mantener en vilo su manera de hacer las cosas, con los nuevos proyectos empresariales que pretenden hacerse un hueco en un mercado, tal vez sobresaturado, a través de su capacidad de innovación.

En esta guerra metodológica, la gran oportunidad del sector parece residir en la aparición de nuevas preocupaciones sociales por el consumo medioambientalmente responsable y la consolidación de viejos conocidos como el cambio climático. Además, el análisis del ciclo de vida en toda la cadena de valor de los productos comercializados por las compañías (trazabilidad medioambiental), la economía circular y el componente ambiental asociado a la responsabilidad social corporativa, parece que serán también fuente de interesantes proyectos y áreas de estudio. Todo ello sin olvidar la parte más tradicional, que sin duda seguirá siendo fuente de negocio, especialmente cuando estuviese asociado al cumplimiento legal. Y es que no hay que olvidar que las empresas siempre se han decantado por la inversión en medioambiente fruto de sus necesidades de cumplir con la legislación vigente.

OPORTUNIDADES Y AMENAZAS

Sin duda, las grandes amenazas de este sector seguirán viniendo en forma de crisis socioeconómica global. Por un lado la falta de concienciación empresarial en las ventajas a medio-largo plazo del respeto medioambiental para su sostenibilidad y, por otro lado, la desleal competencia que ofrecen algunas consultoras para desprestigio de su propio sector, son amenazas prioritarias.

Sobre este último caso, cabe destacar que la política de precios bajos que han venido ofreciendo algunas consultorías ambientales en los últimos años no les ha reportado los beneficios que esperaban. Nunca ha sido una buena estrategia tirar los precios, ya que siempre hay alguien que podrá ajustar más, máxime cuando el sector está sufriendo una atomización en profesionales independientes. Desde mi punto de vista tiene mejores resultados invertir en especialización y capacidad de innovación permanente, adaptándose rápidamente a las necesidades del cliente.

En este mismo sentido, es donde aparecen las grandes oportunidades. El sector continuará irremediablemente experimentando la desaparición de empresas, viejas y nuevas, generalmente tras optar por una estrategia equivocada. Y ello será lo que abra la ocasión a nuevos profesionales para prestar sus servicios y contribuir a un mundo profesional que, sin duda, está sufriendo un gran cambio global que excede al mero sector ambiental.

CAMPOS DENTRO DE LA CONSULTORÍA AMBIENTAL

Desde EMBERIZA pensamos que algunas de las grandes áreas en las que se centrarán las necesidades de este sector son los siguientes:

- Formación medioambiental
- Análisis del Ciclo de Vida
- Certificación energética
- Prevención de Riesgos Laborales
- Sistemas de Gestión Ambiental (EMAS, ISO 14001)
- Estudios de impacto ambiental y evaluación ambiental estratégico
- Estudios de impacto paisajístico
- Estudios de fauna, flora, hábitats, espacios protegidos…
- Cálculo de la huella de carbono y huella hídrica
- Análisis de aguas, atmósfera
- Estudios de ruidos
- Análisis de suelos contaminados
- Caracterización de residuos
- Modelización de la contaminación
- Estudios de minimización de residuos
- Planes de vigilancia ambiental
- Autorizaciones ambientales integradas
- Due diligence
- Planes de movilidad
- Auditorías ambientales
- Topografía
- Sistemas de Información Geográfica
- Medio marino
- Análisis de riesgos
- Educación ambiental
- Turismo rural y ecoturismo
- Planes de Responsabilidad ambiental
- Gestión de cotos de caza
- Planes de prevención de incendios

Etiquetas: ambiental consultora consultoría EIA medioambiental profesion RSC sostenibilidad

compártelo

Autor


Carlos Rodríguez - Emberiza Estudios Ambientales

Fundador y director de proyectos en EMBERIZA. Biólogo e Ingeniero Ambiental con más de 10 años de experiencia en consultoría de planes, programas y proyectos.

3 Comentarios


vannia quevedo · 13 abril, 2016 - 13:01

Considero que esta lista debe incluir o ampliar lo referente a la energía,
fuentes energéticas, mercado y autoconsumo, smart cities, e incluso mencionar enfoques de la economía ecológica y las políticas ambientales en el ámbito internacional.

Jorge Torres · 14 abril, 2016 - 15:03

Interesante contenido sobre consultoría ambiental, aunque sería necesario pueda brindarnos con los detalles sobre cada tema, o donde se puede investigar sobre ellos con mayor detalle.

Carlos · 14 abril, 2016 - 18:06

Gracias Vannia, sin duda son otras áreas de potencial trabajo. Sobre economía ecológica podrás encontrar otros post en este mismo blog, así como energía y fuentes energéticas. El tema de smart cities lo vemos más como una moda pasajera de la que están sacando poco provecho muchos ayuntamientos, por lo que no entra dentro de nuestra concepción de la consultoría ambiental. Saludos

Deja tu comentario

Código de verificación
He leido y acepto la Política de privacidad*