Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies pinchando aquí
Inicio Blog La era de las ciudades inteligentes

Energía

La era de las ciudades inteligentes

9 mayo, 2017
Nueva York (Manhattan desde el Empire State), una de las primeras ciudades en implantar un exitoso modelo de Smart City

Nueva York (Manhattan desde el Empire State), una de las primeras ciudades en implantar un exitoso modelo de Smart City

 

En la actualidad, las ciudades se han convertido en los principales generadores de riqueza económica, social y cultural, pero también asistimos a un importante proceso de urbanización en las últimas décadas, donde la población que habita en las ciudades, ha sufrido un incremento exponencial en número (se prevé que para el año 2050, el 70% de la población mundial viva en las ciudades).

 

Este drástico aumento de la población en las ciudades conlleva un incremento de problemas, como son la organización social y gestión del territorio, así como el fuerte deterioro medioambiental. Por citar un ejemplo, en las ciudades se consume el 75 % de la energía mundial y se generan el 80 % de gases de efecto invernadero.

 

En este marco, surge la idea de plantearse un nuevo modelo de ciudad, que combine la eficiencia energética, la protección del medio ambiente y el actual desarrollo económico, haciendo uso de las nuevas tecnologías (TIC) y estableciendo sinergias entre todos los componentes del entorno urbano como son las personas, empresas, administraciones públicas, universidades, etc. Este nuevo concepto de ciudad, ciudad inteligente o “Smart City”, resulta en una mejora de la calidad de vida y una gestión más prudente de los recursos naturales, a través de la acción participativa y el compromiso de todos los ciudadanos. Además, es fundamental la transferencia de conocimientos e ideas entre las distintas ciudades, surgiendo, así, en España en el año 2011, la Red de Ciudades Inteligentes (RECI),  con el objeto de intercambiar experiencias y trabajar conjuntamente para poder crear un tejido conectado de ciudades españolas inteligentes.

 

En el ámbito de la energía y eficiencia energética, tender hacia una ciudad más autosostenible y autogestionable, automatizando las redes de suministro para controlar la generación, distribución y consumo de electricidad, aumentando el número de medios de transporte que funcionen con energía eléctrica o biocombustibles, generar energía mediante fuentes renovables para construir un alumbrado más eficiente, sistemas que permitan el almacenamiento de energía y el fomento del uso de las energías renovables. En el campo de la sostenibilidad ambiental, establecer nuevas tecnologías de Big Data, análisis de datos y sensores, que permitan medir parámetros ambientales y reducir la contaminación ambiental, a la hora de obtener datos sobre el tráfico o lugares de aparcamiento.

 

En cuanto a aspectos económicos, buscar nuevas formas de innovación, que sea impulsada por emprendedores creativos, tanto industrias como personas cualificadas, por lo tanto, es necesario contar con una base educativa sólida y de calidad, como uno de los factores indirectos asociados al desarrollo de ciudades inteligentes.

 

Ya existen ciudades inteligentes a lo largo de todo el mundo, como pueden ser Tokio, Londres o Nueva York. En el panorama nacional, tenemos ciudades como Barcelona, que ya incorpora múltiples medidas: sistema de fibra óptica y tecnologías Wifi, sistemas de gestión inteligente del agua, sistemas de iluminación (Smart lighting) que priorizan al peatón, fomento de la participación ciudadana (Smart citizen) y con el gobierno (Smart government) o islas energéticas autosuficientes.

 

Otro caso destacado es el de Málaga, que ya incorpora sistemas de almacenamiento energético para ser utilizada en edificios, medios de transporte urbanos eléctricos, utilización de basuras y residuos para producir energía (biogás), participación ciudadana a través de la nueva web municipal o la gestión de los servicios públicos.

 

Como es de esperar, una ciudad más inteligente genera un importante gasto en inversión, pero también representa un importante paso de futuro de cara a aumentar la satisfacción de sus ciudadanos y la preservación de nuestro Planeta. En este contexto, éste debe ser el modelo de desarrollo urbano que se imponga en los próximos años y las instituciones públicas deben hacer un esfuerzo en incorporar políticas para favorecer este nuevo concepto, lo que nos permitirá disfrutar de ciudades más eficientes, innovadoras y funcionales.

Etiquetas: ciudad inteligente desarrollo sostenible energía londres new york smart city sostenibilidad tokio

compártelo

0 Comentarios

Deja tu comentario

Código de verificación
Emberiza es la empresa responsable del tratamiento de sus datos, los cuales se tratarán exclusivamente para atender su solicitud, en base a su previo consentimiento, para obtener más información acerca de los derechos que le asisten o cualquier otra información adicional al respecto de la protección de datos consulte la Política de Privacidad. Política de privacidad*